Imagen y Volumen
María Esther Sacco
Disfrutando del Arte

Sobre una carpeta de grabados y unos paisajes inestables

Once creadores de arte gráfico y una pintora que hace temblar poéticamente las formas.

Paisajes inestablesRubén Suárez La galería Alfara, de cuya muy positiva trayectoria en la exposición de obra sobre papel nos hemos hecho eco en anteriores ocasiones, acaba de inaugurar ahora dos nuevas muestras de indudable interés. Sobre una de ellas conviene detenerse brevemente en lo que son sus antecedentes, porque resultan aleccionadores. Se trata de una carpeta de grabados que viene a ser el resultado de una colaboración entre el CIEC (Centro Internacional de la Estampa Contemporánea), de Betanzos, y la propia galería Sobre una carpeta y unos paisajes inestables Alfara, por la cual once artistas convivieron y trabajaron juntos en los talleres que para la creación del grabado Alfara Studio tiene instalados en Salamanca con el proyecto de propiciar el encuentro entre creadores de arte gráfico. Una iniciativa que resulta ejemplar tanto porque está llevada a cabo desde el desinterés como porque supone un estímulo para los artistas en la práctica de estas técnicas y pone de manifiesto una apuesta por su promoción.

En cuanto a la carpeta en cuestión, está integrada por obras de los siguientes artistas: Ovidiu Batista, Rebeca Barral, Albín Hodza, Roberta Venanzi, Carmen Fonseca, Paula Fraile, Iván Gutiérrez, Vanessa Gallardo, María Briz y Lucía Fermín. Entre ellos un rumano, un francés, una italiana y el asturiano Iván Gutiérrez, todos ellos unidos en este proyecto común y tarea creativa, que abarca la práctica totalidad de procedimientos de arte gráfico, que tiene buen nivel de calidad y de cuya carpeta, si tuviéramos que citar una particularidad, ésta sería el claro predominio de la figuración.

En la otra exposición, instalada en el recoleto altillo de la galería, expone su obra sobre papel una artista muy singular que presenta una pintura muy imaginativa y sugestiva en su utópica ensoñación paisajística. En el mundo plástico de esta artista, Esther Sacco, pintora uruguaya que actualmente reside en Asturias, parece registrarse un seísmo que hace temblar poéticamente la composición, toda la estructura de unas formas en atractiva vibración lineal y cromática, creadas con un estilizado y personal manierismo. Crea su lenguaje un hábitat pictórico liberado de toda evidencia convencional naturalista en el cual el paisaje se precipita como arrastrado por un movimiento ondulante. Nace así un sugestivo orden plástico en el que se unen la ingenuidad y la magia. Curiosamente, y aunque casi con total seguridad Esther Sacco no tiene noticia de su obra, me recuerdan los «paisajes inestables» de las últimas pinturas de Daniel Quintero, el granadino artista de la Marlborough, uno de los grandes maestros de la figuración internacional, del que con un realismo menos «inestable» tuvimos ocasión de ver una gran exposición en
Oviedo, en los tiempos de la Fundación Municipal de Cultura en el Campoamor.

A review for Esther Sacco’s show in Zurich, November 1988

Esther Sacco has too tersely described her works as being inspired by stage designs, for they recall the invention of Cubism in 1908 by Picasso and Braque. This young Uruguayan artist takes us back there with her severe Cubist style, which she elevates by radiant pastel color harmonies and a pervasive calm grace.

With small brushes Picasso hammered matter into solid planes, and in so doing he drove out color. Sacco instead uses her designing pen like a knife to outline-sculpt this matter with bold strokes. Then she bends and forces the colored interlocking planes into small shallow spaces, creating a sort of bas relief.

Her conventional subjects range widely from the still lifes or Cubism, but they also evoke the subjects and styles of such other early twentieth century masters as Matisse and Klee. A young girl wistfully looks out the window; the Virgin Mary protects her baby from a looming shadow of the cross. But most are luminous bold landscapes, paradoxically
spacious while being crushed into bas reliefs and framed as though by stone.

This atone framing is actually heavy grey cardboard, scored and bent to form an inwardly curving window, which looks as if it were carved, finished pietra serena stone. It is a subtle point for this artist working near Florence to choose the stone preferred by the Florentine Renaissance master architects and sculptors. She too is strong and confident.

Her subjects, her sublime talent for form and color, her mastered craft, the knowledgeable resonances from art history, all richly communicate to the cognoscenti of the art world. But such sheer beauty and power openly invite the thoughtful viewer’s contemplation.

por Carolyn Johnson
4821 S. Ellis Avenue
Chicago, IL 60615, USA

Crítica sobre una muestra de Esther Sacco en Zurich.  Noviembre 1988

Esther Sacco ha descrito muy tersamente sus obras como inspiradas por los diseños de escenario, ya que recuerdan la invención del Cubismo en 1908 por Picasso y Braque. Esta joven artista uruguaya nos lleva otra vez allí con su marcado estilo Cubista, el cual ella eleva con radiantes armonías de color pastel y la calma gracia que lo impregna.

Con pequeños pinceles Picasso forjó la materia en planos sólidos y al hacerlo les quitó el color. Sacco, en cambio. utiliza su lápiz de diseño como un cuchillo para delinear y esculpir esa misma materia con decididos trazos. De allí curva y fuerza los interconectados planos de color hacia espacios pequeños y llanos, creando una suerte de bajo – relieve.

Sus temas más frecuentes varían ampliamente, desde las naturalezas muertas del Cubismo. hasta evocar temas y estilos de otros maestros de comienzos del Siglo XX como Matisse y Klee. Una joven melancólicamente mira desde la ventana; la Virgen María protege a su bebé de la amenazante sombra de la cruz. Pero la mayoría son luminosos y resaltados paisajes, paradójicamente espaciosos a pesar de estar aplastados hasta un bajo-relieve y como encuadrados en piedra.

Este encuadre en piedra es en realidad cartulina de un gris pesado recortada y curvada para formar una ventana que se vuelve hacia dentro, y que luce como si fuese piedra serena tallada y pulida. Es un detalle sutil que esta artista que trabaja cerca de Florencia elija la piedra favorita de los Maestros arquitectos y escultores del Renacimiento Florentino. También ella es fuerte y segura.

Sus temas, su talento sublime para la forma y el color, su trabajo experto, las eruditas resonancias de la historia del arte, todas se comunican ricamente al conocedor del mundo artístico. Pero esa pura fuerza y belleza abiertamente invitan al observador a la contemplación.

por Carolyn Johnson
4821 S. Ellis Avenue
Chicago, IL 60615, USA

Traducción: Enrique Geninazza

Idee…composizioni guardando al teatro

 

Composizioni

É guardando al teatro che Ester Sacco cerca
di mettere chi osserva a suo agio, in una realtà personale, procurandole quell’ambiente gradevole e, anche se imprevisto, alquanto desiderabile.

Nelle sue ricerche compositive. guardandosi
attorno, è sempre lì il punto di convergenza: la scena.
Sicuramente, mettendo da parte questa ricerca, sfocerà in ogni sua espressione pittorico-plastica in quegli spazi slcuri che le permetteranno di portare tra gIl uomini quel rapporto uomo-infinito a cui tende fortemente l’essere.

Silvana Sandro Cerquetti

Traducción de la crítica.

Es inspirándose en el teatro que Esther Sacco intenta cómodamente introducir al espectador en una realidad personal, ofreciéndole ese entorno agradable que, aunque siendo inesperado, sea al menos deseable.

En sus búsquedas compositivas, observando a su alrededor, siempre está allí el punto de convergencia: la escena.

Seguramente, dejando de lado esta búsqueda, su obra se plasmará en cada expresión pictórico – plástica suya, en aquellos espacios seguros, que le permitirán llevar entre los hombres aquella relación hombre – infinito a la cual tiende fuertemente a ser.

Silvana Sandro Cerquetti

ESTHER SACCO: cuando el arte es vida

 

Cuando el arte es vida

Esther Sacco ha expuesto por primera vez en la Galería “Artea” (del 28 de setiembre al 11 de octubre), una serie de cuadros.

Evidencian una formación geométrica que quieren desprenderse de sí, para hablar de un mundo propio, como son sus casas recostadas unas a otras o en su andar de las olas.

Tienen sus cuadros un color sobrio bien armonizado y una estructura que mantiene el cuadro en su equilibrio.

Es de esperar que esta joven pintora siga descubriendo en su particular concepción del mundo y apoyada en los medios plásticos un encuentro con el arte, que ya ha comenzado, y que no detenga su fino espíritu que quiere expresarse.

M. de Luis